De las experiencias, siempre digo que debemos sacar el lado positivo, por ello, ahora, podemos cambiar el refrán por “Siempre nos acordamos de Santa Bárbara cuando nieva”. Muchos de nosotros, nos vamos a tirar de los pelos, a la hora de arrancar el coche después de este temporal, y ver que se agota la intentona en dos movimientos de llave o del botón de encendido.

Siempre nos acordamos de Santa Bárbara cuando «nieva» o, la importancia de tener siempre el coche a punto.

El parque de automóvil rodado en España está entorno a los 24, 4 millones de unidades. Pero el problema es que la edad media de ese parque es de 12,7 años de antigüedad.

De unos años a esta parte, estamos observando como la costumbre de llevar el coche a revisión o mantenimiento, antes de un viaje o antes de las vacaciones  se ha convertido en una quimera. Y hoy la mayoría de coches se revisan bien cuando toca la ITV, pero normalmente es tarde. Nos acordamos cuando nos quedamos tirados en la carretera y no queda más remedio que llevarlo al taller.

Quizás echamos en falta campañas de concienciación por parte de los organismos públicos correspondientes, que antes de dirigir todos los esfuerzos en sancionar, o en mantener  una política fiscal tan agresiva para el sector, den rienda suelta a la imaginación e inculquen la importancia del correcto mantenimiento del coche, y más viendo la antigüedad de nuestro parque automovilístico.

A la larga, podemos asegurar que tener una buena revisión y puesta a punto del coche es más barato para el usuario. Sobre todo es más seguro para él y para todos, pues la avería mecánica en carretera es una de las causas que mayores accidentes provoca.

Con este temporal, que aún anunciado, no nos lo creíamos, hemos comprobado lo importante que es llevar el coche en perfectas condiciones.

Pero, ¿es suficiente, tener los  neumáticos  con el dibujo adecuado o las escobillas que nos limpien bien el parabrisas, o la batería en perfectas condiciones?. Todos estos elementos desde luego son importantísimos, pero no son los únicos.

El parabrisas o la batería son elementos desde luego son importantísimos, pero no son los únicos.

Debemos ser muy cuidadosos con elementos del coche que no son menos importantes. Por ejemplo los discos y pastillas de freno o la suspensión, con el amortiguador como estrella. Estos elementos en mal estado alargan la distancia de frenado.

Por ello, no entiendo como todavía, en las ITV, no se presta la debida atención técnica a la calidad del estado de esta pieza tan importante , responsable de accidentes en muchos casos.

Otro elemento importante, que se ve en muchas ocasiones descuidado, es la iluminación. Faros cuya iluminación es deficiente debido bien al estado de los cristales, o luces fundidas, siendo peligroso tanto para el que conduce, como para el conductor contrario o peatón.

Todo esto, con un mantenimiento periódico y adecuado, se puede evitar. Le diría al usuario que no se tiene que gastar  grandes cantidades de dinero, pues existen alternativas  en el recambio aftermarket, de calidad similar a los recambios de marca original. Este tipo de recambios están perfectamente homologados por organismos certificadores bien nacionales, o internacionales que garantizan al cien por cien  su calidad.

¡Cuidemos de nuestro coche! y no nos acordaremos de Santa Bárbara cuando nieva…